ES – Meditaciones Guiadas – La Respiración Como Puente

Prácticas fundamentales de Samadhi

Parte 1 – La Respiración Como Puente

Comienza con una mente tranquila y pacífica. Relajándote profundamente, pero estando completamente alerta y presente. Tu postura externa debe permanecer fuerte, pero no rígida. Relajada, pero no desplomada.
Observa el aliento natural. Durante esta meditación, no intentes cambiar o manipular la respiración de ninguna manera. Simplemente estás observando esto que ya está sucediendo. La respiraciónEl aliento está sucediendo, solo lo estás notando, cultivando las habilidades de concentración y permiso.
Mientras observas la respiración, no te sorprendas ni te sientas frustrado cuando tu mente divague. Tan pronto como notes que la mente ha vagado, tráela de vuelta a la respiración. Permanece relajado. La mente vagará y tú la traerás de vuelta a la respiración. Esta es la meditación.
A veces puedes perderte en pensamientos por un tiempo. La práctica es desinteresarse de cualquier actividad mental; planeando, recordando, preocupándose o fantaseando. Independientemente del tipo de pensamiento que aparezca, simplemente déjalo ir, sin juzgarlo. Puedes experimentar pensamientos que juzgan tu meditación, o tu experiencia actual como buena o mala. Solo déjalos pasar.
Mientras te sientes por un período de tiempo, surgirán obstáculos. Los impedimentos pueden venir en forma de somnolencia o inquietud, tal vez aburrimiento o dolor e incomodidad en el cuerpo. Cuando se desvía la atención a algún fenómeno en particular, la práctica es ser ecuánime con lo que es. Simplemente, déjalo ser como es, y vuelve a la respiración.
A veces, si el dolor se torna demasiado intenso, puedes necesitar ajustar tu posición. Pero con la práctica, se desarrollará tu capacidad para lidiar con los obstáculos. Puedes notar que alejarse del dolor a veces lo hace volver aún más fuerte. En cambio permitiendo que el dolor sea como es, abriéndose por completo, permite que surja, se exprese y desaparezca. Paradójicamente, la disolución del dolor se logra entrando en él y experimentándolo por completo.
Otro tipo de obstáculo es querer o esperar que algo suceda. A veces, surgirán sentimientos de felicidad, y la mente intentará aferrarse a estas experiencias o recrearlas. Lo mismo que se aplica a las sensaciones desagradables, también aplica a las agradables. Permíteles ser como son, relajándote en el momento y siempre volviendo a concentrarte en la respiración.
No mires a la izquierda ni a la derecha. Solo ve tu objeto de meditación, la respiración. Observa la pulsación de tu respiración, el ingreso y salida de aire, la expansión y la contracción. Sé agudo, lúcido, presente. Simplemente, respeta la respiracionel aliento natural. La mente puede buscar hacer algo más interesante. No dejes que se vuelva aburrido y repetitivo. Siente la vitalidad del aliento. Penetra en él.
Observa cada sensación conectada a la respiración. Desde las más groseras hasta las más sutiles. Cuando observas la respiración, tal vez notarás el ingreso de más aire en una fosa nasal que en otra. Tal vez hay una opresión en alguna parte del cuerpo, que restringe la respiración. Quizás en el área de Hara, el centro ubicado aproximadamente cinco centímetrosdos pulgadas debajo del ombligo. O en el áreacerca del corazón, o en la garganta, o en cualquier parte del cuerpo.
Simplemente observa y permite que sea como es. Observa como sube y baja el estómago. ¿La respiración es profunda o superficial? ¿Está cambiando de calidad?Cambia de calidad? ¿Es a veces profunda y a veces superficial? ¿Es suave y fluida, o está entrecortada? No importa lo que descubras, solo date cuenta. No intentes manipular la respiración. ¿Es el aire que entra por las fosas nasales más frío que el aire que sale? Tal vez haya una sensación de cosquilleo en las fosas nasales. ¿Puedes sentir el pulso de la respiración?
Como la suba y descenso de olas en el océano, deja que la respiraciónel aliento sea libre. DéjalaDéjalo cambiar, crecer y evolucionar si así lo desea. Deja que se vuelva sutil o desaparezca por completo, si así lo desea. No te pierdas los cambios, obsérvalos, no importa cuán sutiles sean. Continúa observando, pacientemente, persistentemente. Puede llevar algo de tiempo y práctica poder permanecer atento a la respiración sin que la mente divague.
En la meditación profunda, el flujo de concentración es continuo, como el aceite que se vierte en una corriente continua. Los pensamientos egóicos son interrupciones, en el flujo de concentración en la respiración. No rechaces estos pensamientos. No los reprimas, o simplemente regresarán de una forma diferente. Pero al mismo tiempo, no te intereses en ellos. De lo contrario, pronto estarás soñando despierto.
La vía intermedia es: ni alejarse ni aferrarse. Solo observa la respiración y los pensamientos se calmarán solos. Perderán poder. Los patrones de pensamiento perderán energía gradualmente, cuando no los alimentes con tu conciencia. No alimentes la mente. Estás utilizando la concentración en la respiración para desviar la energía de los patrones mentales. La respiración puede moverse inconscientemente, cuando no se observa. O bien, puede moverse conscientemente.
Observa si la respiración cambia cuando le prestas atención. Observa cualquier cambio sutil, cuando traes conciencia a tu respiración. La respiración consciente es la respiración Pránica. Es respiraciónaliento vivavivo. Cuando te enfocas continuamente en la respiración, tu energía interna puede comenzar a aumentar. Esto puede generar fricción o cierta incomodidad. Puede aumentar cualquier patrón que esté en juego.
Puedes experimentar fricción entre tu intención de permanecer en la respiración y los viejos patrones de la mente. Esta fricción puede hacer que quieras moverte, para interrumpir el proceso de meditación. Pero sabésé que esta fricción es una parte integral de la meditación. Es la fricción la que enciende el fuego que quema al yoser. Es la alquimia que transmuta la dualidad de tu dolor y placer, en Samadhi.
Siempre ríndete. Siempre estateestá presente. Deja que la respiraciónel aliento te ancle en el ahora. Deja que el aliento te asiente. Si quieres dominar la mente, domina la respiración. Solo hay una respiración, la respiración que ocurre ahora. Deja que la respiración te lleve profundamente a tu ser. Sumérgete profundamente en el océano de la respiración, de tu energía interior, en la corriente Pránica.
Si su mente ha vagado, si algún pensamiento ha interrumpido la conciencia continua de la respiración, en el momento en que lo notas, volverás a la respiración. En realidad no hay nada que hacer cuando vuelves a la respiración. No haces nada para volver a la respiración. Simplemente te das cuenta de lo que la mente ya está haciendo y lo dejas pasar.
La respiración es profundaEl aliento es profundo, misteriosamisterioso, pero lalo damos por sentadasentado. Realmente no sentimoshabitamos la respiración. Realmente no sentimos el aliento. Como la mayoría de las cosas, percibimos sólosolo nuestros pensamientos al respecto, no la respiración en sí. Concentración y rendición profunda. Estas son las dos dimensiones de la meditación. Sé paciente, concentrado, estateestá atento, permanece ecuánime, relajado y, finalmente, podrás sentarte en silencio sin instrucciones.