Samadhi Parte 3, (El camino sin sendero)

Hay un dicho en el Zen:
“La iluminación es un accidente, pero la práctica nos vuelve propensos a los accidentes”.

En esta película examinaremos los mecanismos por los que uno se vuelve propenso a los accidentes.


Samadhi 3 transmite una visión general de las dos dimensiones de la práctica, que son la atención plena y el vacío mental.

Samadhi es la liberación de la identificación con el yo limitado; la liberación de nuestro condicionamiento; la liberación del sufrimiento. La Sadhana o práctica espiritual que conduce al Samadhi tiene dos aspectos fundamentales: el primer aspecto es la purificación de la estructura del yo a través de prácticas que desplazan la energía fuera de los patrones condicionados y del pensamiento patológico. Cuando la energía está libre, facilita una mayor interconexión, amor y expansión hacia niveles superiores del yo o del alma. Lo que consideras “otro” se integra en ti. La estructura del yo se convierte en un nodo en niveles mentales cada vez más elevados.

La paradoja es que cualquier práctica que utilicemos para liberarnos del condicionamiento inconsciente está a su vez condicionada. En un punto, todas las técnicas, todos los conceptos, todo el hacer, todos los intentos de realizar el Samadhi tienen que ser dejados de lado. Un meditador no puede despertar. Una estructura del yo no puede despertar. Sólo puede renunciar a las reacciones de control y a las preferencias del ego, lo que sienta las bases y el recableado interno para permanecer despierto en los niveles sutil y causal.

El segundo aspecto de la práctica podría llamarse autoindagación sin forma, que consiste en tomar conciencia de la conciencia misma; despertar a la comprensión de que todos los niveles del yo o del alma están en última instancia vacíos. Como las alas de un pájaro, estos dos aspectos de la sadhana, la atención plena y el vacío mental, nos llevan hacia el Samadhi, el colapso de toda la dualidad.

El camino eres tú y cada obstáculo en el camino eres tú. El camino hacia el Samadhi no es el tipo de camino en el que se pone un pie delante de otro para llegar a algún destino. El camino es un despojo de la ilusión, un despertar a quién, dónde y qué es uno exactamente.